LA DIPUTACIÓN DE BURGOS IMPIDE EL EJERCICIO LEGAL DEL DERECHO DE HUELGA

Servicios mínimos abusivos bloquean la efectividad propia de la huelga 

La plantilla del Centro de Tratamiento de Residuos de Abajas, perteneciente al Consorcio Provincial de Residuos de la Diputación de Burgos y gestionado por la empresa CESPA SA (Grupo Ferrovial), está convocada a la primera de las 32 jornadas de huelga parcial de media jornada, que tendrán lugar todos los martes y jueves de los meses de junio, a septiembre. Sin embargo, la empresa ha impuesto unos servicios mínimos abusivos, que, además de impedir en la práctica el ejercicio legal del derecho de huelga a la mayor parte de la plantilla, pretende desnaturalizar la huelga laboral como herramienta fundamental de la lucha social.

Según el comunicado de la CGT en Abajas, pese a los obstáculos con los que la Diputación pretende frenar las reivindicaciones laborales “dichas huelgas se mantendrán mientras no se desbloquee la negociación colectiva y se den los pasos necesarios para llegar a un acuerdo que actualice y mejore las condiciones salariales y laborales de los trabajadores”.

Los servicios jurídicos del Sindicato CGT, “impugnaran los servicios mínimos impuestos de forma unilateral por la Diputación de Burgos”, toda vez que los mismos impiden de forma efectiva el derecho a la huelga. En el turno de mañana se impone la presencia de 13 trabajadores, cuando la semana anterior la plantilla era solo de 12 trabajadores, o en el turno de tarde donde imponen unos “servicios mínimos” de 12 trabajadores, cuando la semana anterior la plantilla era de 9.

Considera la CGT que tal proceder del Consorcio “deja a las claras la situación del centro: la empresa incumple la plantilla mínima necesaria comprometida en su acceso a la gestión, mientras el Consorcio mira a otra parte, salvo para impedir el derecho a la huelga. Se ve que para determinados políticos los derechos constitucionales sólo son aquellos que les interesan”. Todo ello, con el agravante de que en los dos años que CESPA es la concesionaria, no ha invertido un solo euro en formación, mantenimiento y mejora de las instalaciones comprometidas, lo que ha conllevado problemas de higiene, seguridad y calidad en la gestión de los residuos.

No sólo las huelgas se mantienen, sino que los pocos trabajadores que puedan hacer la huelga en las fechas señaladas se concentran frente a la Diputación de Burgos, para posteriormente dirigirse a las oficinas del Consorcio, sitas en la Avenida de Cid.

Fuente: Delegados personal CGT-Abajas, Burgos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *