HANNAH ARENDT

(Linden-Limmer, 1906 – Nueva York, 1975)

Hannah Arendt es reconocida como una de las personalidades filosóficas más importantes del siglo XX, pese a lo cual su escasa pero vibrante obra poética es apenas conocida. Escogemos hoy este bello poema, de alegría, encuentro y tierna nostalgia.

[SIN TITULO]

¿Por qué me das la mano

con timidez y como a escondidas?…

¿Tan lejano es el país del que vienes? 

¿No conoces nuestro vino? 

¿En tamaña soledad vives 

que no conoces nuestra hermosísima fogosidad 

cuando estamos uno en otro 

con el corazón y con la sangre? 

¿No conoces las alegrías diurnas 

cuando uno va con el amado? 

¿Ni conoces la despedida vespertina 

cuando uno va aquejado de pesadumbre? 

Vente conmigo y quiéreme, 

no pienses en tus miedos. 

¿Acaso no puedes sincerarte? 

Ven y toma y da. 

Vayamos luego por los campos dorados 

—amapola y trébol silvestre—, 

y más tarde, en el ancho mundo, 

nos llegará a doler 

cuando sintamos que el recuerdo 

sopla con fuerza en el viento,

cuando, estremeciéndose, suspire nuestra alma 

con una ternura de ensueño. 

 

Recogemos este poema en la edición «Hannah Arendt: Poemas». Traducción de Alberto Ciria. Editorial Herder, 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *