VII Época - 30

ENTREVISTA CON JUAN JOSÉ PAREDES CAMAFREITA, SECRETARIO GENERAL DE FESIBAC-CGT

Como informamos en anteriores números de La Campana (Ver nº28 y n.º24) el sector bancario está en lucha. La Federación de Sindicatos de Banca FESIBAC-CGT acordó, una vez realizado los comicios orgánicos requeridos en una organización anarcosindicalista, convocar el próximo 22 de marzo huelga propia de 24 horas en el sector bancario. Esta huelga viene precedida de anteriores movilizaciones como la manifestación centralizada del 8 de febrero en Madrid, las manifestaciones descentralizadas del 21 de febrero en distintas provincias del Estado y los paros parciales convocados para el 26 de febrero. La movilización pretende alcanzar un XXV Convenio Colectivo de Banca justo y conveniente para las trabajadoras y trabajadores. Las negociaciones para este convenio comenzaron en noviembre de 2023 ante la inminente caducidad del convenio con la entrada del año 2024.

Para ver como andan las cosas entrevistamos a Juan José Paredes Camafreita, Secretario General de FESIBAC-CGT.

Una de las cosas que más me llama la atención en vuestros últimos comunicados es que lleváis 40 años de paz social. ¿Como fue esto posible?

Realmente nos referíamos a huelgas sectoriales, en algunos bancos, pocos, ha habido alguna huelga puntual con motivo de los procesos de despido colectivo que hemos sufrido en el sector en la última década, llevados a cabo por los bancos tras la reforma laboral del 2012 del PP. Una reforma que cambió drásticamente la fórmula habitual de restructurar plantillas, pasando del uso de las prejubilaciones con cargo íntegro a las entidades a los despidos colectivos con cargo al Estado.

Las plantillas del sector por distintas razones, sociales, económicas, no son especialmente reivindicativas y menos todavía, si los sindicatos mayoritarios, que son quien tiene que moverlas, son más de pacto que de conflicto.

¿Que es lo que pasa ahora, con diferencia a los anteriores 40 años, para que se haya roto esta paz social?

Es una cuestión principalmente de materia salarial. Llevamos muchos años perdiendo poder adquisitivo. Concretamente, durante la vigencia del último convenio 2019-2023, la pérdida acumulada ha sido del 10%, mientras en ese mismo periodo las seis principales entidades financieras han acumulado unos beneficios récord de casi 88.000 millones de euros. 26.000 de ellos solamente en el último año.

Estos beneficios lejos de ser repartidos entre quienes con su trabajo son parte fundamental de su consecución, son distribuidos cada vez en mayor cuantía entre la alta dirección, vía subidas de retribuciones y beneficios sociales y entre el accionariado, vía pago de dividendos.

Este malestar se ha hecho más patente ahora tras conocer las subidas salariales propuestas por la patronal bancaria, que de concretarse nos conducirían inexplicablemente a otra perdida de poder adquisitivo en el futuro.

Con paz social, o sin ella como pasa en otros sectores, la patronal se ha hecho muy fuerte desde hace ya unos cuantos años y es capaz de ir imponiendo su criterio. A cualquiera le da la sensación que AEB debe ser una de las más duras de roer. ¿Observáis algún tipo de juego sucio por su parte? ¿En que sentido es dura de roer?

Las patronales son todas iguales. La AEB no tiene porque ser especial. Yo pondría el debe, más en la parte social mayoritaria, que es más parte del problema que de la solución. Esa paz social de la que hablábamos viene en parte motivada por las grandes concesiones económicas, recordemos el informe de El País, y las liberaciones que por decenas les otorgan. Dinero y liberados que les sirven, entre otras cosas, para hacer un proselitismo que otros no podemos llevar a cabo con las consecuencias electorales que ello conlleva. Por tanto ese podríamos decir que es el juego sucio que utiliza la AEB, beneficiar a unos en detrimento de otros.

En la última reunión, la séptima, AEB os acusó de mala fe por ejercer presión y chantajeó la negociación del Convenio negándose a negociar si no se desconvocaba la huelga que tenéis convocada para el 22 de marzo. ¿Que pensáis de esta postura patronal?

No es tolerable que se nos recrimine utilizar las herramientas de acción sindical que La Constitución, nada menos, pone a disposición de la clase trabajadora ante unos planteamientos patronales en materia salarial inasumibles e injustos a la vista de los beneficios empresariales. Como si nosotros no tuviésemos que negociar modificaciones y despidos con la presión que suponen las distintas reformas laborales.

De vuestros comunicados se desprende que vais a ir escalando en el conflicto si la patronal no entra en razón. ¿Los otros sindicatos están de acuerdo? ¿cuales están siendo vuestros encuentros y vuestras diferencias con el resto de sindicatos?

Ya tenemos convocada una huelga sectorial para el día 22 de marzo. A partir de ahí habrá que ir viendo, según avance el proceso negociador. Lamentablemente, CCOO, UGT y FINE, que ostentan el 75% de la parte social en la mesa, han decidido presentar una plataforma conjunta, así como llevar a cabo distintas movilizaciones, obviando al resto de sindicatos presentes en la mesa, a pesar de nuestra petición de unidad sindical.

Y los trabajadores y trabajadoras. ¿Cómo se están organizando? ¿Están marcando las directrices a los sindicatos? En general, el conjunto de las plantillas y de sus diferentes niveles profesionales. ¿cómo están llevando el proceso de negociación del convenio colectivo?

Las plantillas del sector, más allá del malestar puntual existente en materia salarial, son bastante individualistas. Ya se han encargado los bancos de desvirtuar lo colectivo. La gran mayoría nos demandan, más que el % de subida, la no aplicación del artículo 5 de compensación y absorción.

Una, sino la principal, demanda vuestra es la anulación de ese “maldito” articulo 5 del convenio. El artículo que absorbe cualquier mejora y que congela los sueldos. ¿como están aplicando los distintos bancos este artículo?

En este asunto todos los bancos actual por igual. Cualquier mejora salarial pactada en convenio la compensan de otros conceptos extraconvenio, mayormente sobre complementos personales, que son concedidos unilateral y arbitrariamente por los bancos en contraprestación de determinados servicios y/o modificaciones sustanciales. Es decir, en muchísimos casos, estas personas llevan años con sus salarios congelados.

Explícanos cuáles son vuestras principales reivindicaciones para este convenio y porque decidís incluirlas en vuestra tabla reivindicativa.

Debido precisamente a la brutal pérdida de poder adquisitivo, la principal reivindicación es en materia salarial. Proponemos recuperar lo perdido e incrementar el poder adquisitivo durante la vigencia del nuevo convenio 2024-2027.

Demandamos una paga por lo perdido del 10% y una subida salarial del IPC+1, con un suelo del 5% para cada uno de los años. Además incorporamos una idea con la que tratamos de acortar la importante brecha salarial existente entre las distintas categorías. Una fórmula de cálculo mixto entre tablas salariales y medias de salarios que supone que las categorías más bajas tengan una subida porcentual superior a las más altas.

Igualmente volvemos a reivindicar la semana laboral de cuatro días sin merma salarial, en un escenario de reducción de empleo. Y obviamente mejoras de las condiciones laborales, medidas de conciliación, etc…

Y por último. ¿Que tendría que pasar para que desconvocarais la huelga y firmaseis el convenio?

Lamentablemente, conociendo a la patronal y a la mayoría sindical, vemos casi imposible que nosotros podamos firmar el convenio. No obstante, estamos manifestando en las reuniones que nuestras posiciones no son inamovibles y que estamos en disposición de acordar, siempre sobre la base de tener garantizado el poder adquisitivo y la no aplicación de la cláusula de compensación y absorción tal como ahora está siendo aplicada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *