VII Época - 26

LA VIOLENTA OCUPACIÓN MILITAR DEL SÁHARA

Marruecos quema jaimas saharauis en el Sáhara Occidental ocupado

En una escalada intolerable de represión, confiscación de bienes y castigo a la población saharaui en los territorios ocupados militarmente y colonizados ilegalmente por Marruecos, en la tarde del miércoles pasado, 14 de febrero, las fuerzas de ocupación marroquíes han destruido y quemado las jaimas (carpa habitacional propia de los pueblos nómadas saharauis y árabes) de varias familias saharauis que se encontraban ubicadas en una zona cercana a Bojador, en el Sáhara occidental ocupado.

Recordemos algunos de los hitos, que enmarcan la construcción de la tragedia del pueblo saharaui en estos últimos cincuenta años y que están en la base de los hechos criminales ocurridos la semana pasada:

En 1973, se funda en la todavía provincia española del Sáhara, el Frente Popular de Liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro, más conocido por Frente Polisario. Su objetivo principal era recibir de España, considerada internacionalmente como administradora de la descolonización inminente del territorio bajo su dominio y entregarlo documentadamente a su legítimo soberano: el pueblo saharaui.

En octubre de 1975, en connivencia con el corrupto gobierno de la dictadura franquista, Franco ya moribundo, el rey de Marruecos del momento, organiza la Marcha Verde y dirige en camiones y a pie a 250.000 súbditos hasta la frontera con la todavía colonia española. Se produce entonces, la primera gran traición de los gobiernos españoles al pueblo saharaui.

El 14 de noviembre de 1975, se firman los llamados “Acuerdos de Madrid”, en los que se entrega el Sáhara a Marruecos, y parte del sur a Mauritania (que más tarde renunciará, entregándoselo formalmente al pueblo saharaui, no a Marruecos). Miles de personas saharauis huyen de la invasión de sus ciudades y pueblos por el ejército marroquí, siendo ametrallados y bombardeados en la desesperada marcha hacia el desierto, ya en la región argelina. En esos campamentos del desierto argelino, los saharauis refugiados crean la República Árabe Saharaui Democrática y comienza la guerra del Polisario contra Marruecos, que durará hasta la firma de la tregua de 1991, una y otra vez violada con acciones violentas, ocupación ilegal y colonización forzada del territorio con pobladores de origen marroquíes, también ellos sometidos a estricta vigilancia político-militar, aunque pagados con privilegios (se les entregan las casas y bienes de los saharauis, se les privilegia con ‘donaciones’ y ‘reconocimientos’ otorgados por el rey, etc).

Desde aquellos tiempos a hoy han pasado más de 50 años, sin que se produzca la descolonización del territorio saharaui y se le entregue al pueblo que lo habitó durante siglos. Marruecos, contando siempre con la complicidad real de los sucesivos gobiernos españoles, boicoteó con éxito, una y otra vez, la celebración del referéndum fijado por la ONU para 1992, siguiendo del dictamen del Tribunal Internacional de la Haya.

Represión, violencia y acciones criminales que no cesan

En estas circunstancias, con todo el territorio saharaui ocupado militarmente y colonizado por Marruecos, una parte de la población saharaui permanece refugiada en los campamentos el desierto argelino y otra parte, permanece en el propio Sáhara Occidental, en condiciones de constante represión y violencia por parte de los colonos y autoridades marroquíes, como demuestran los hechos producidos esta semana.

En la tarde del miércoles pasado, 14 de febrero, las fuerzas de ocupación marroquíes han destruido y quemado las jaimas (carpa habitacional propia de los pueblos nómadas saharauis y árabes) de varias familias saharauis que se encontraban ubicadas en una zona cercana a Bojador. No es un hecho inusual la instalación de jaimas en la zona -al contrario, es una práctica vital inherente en la cultura nómada saharaui-, pero por esa misma razón “lleva aparejada una reacción tan brutal por parte de las fuerzas de ocupación marroquíes”. Según señala el comunicado del representante del Frente Polisario en España, Abdulah Arabi, “por ello, y teniendo en cuenta la relevancia de este ataque a población civil que simplemente estaba haciendo ejercicio de sus derechos a la libre circulación y establecimiento en su territorio; sería de gran utilidad su denuncia y difusión a través de las diferentes redes sociales”, haciéndolo llegar a Naciones Unidas, sobre todo ahora, cuando “Marruecos quien asume la Presidencia del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, lo que no debe ser motivo de nuestra paralización ante el sentimiento de impunidad del que Marruecos goza y, desgraciadamente, muestra a través de acciones como las llevadas a cabo hoy en los territorios ocupados del Sahara Occidental … o las continuas “campañas de desplazamiento forzoso llevadas a cabo por las autoridades de ocupación marroquí contra civiles saharauis en las zonas ocupadas” y el “incremento constante de confiscación de tierras y quema de propiedades a los saharauis, habitantes en las zonas ocupadas de la República Saharaui”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *