VII Época - 28

DICEN QUE SE TRATA DE UN COMERCIO OPACO, A MI ME PARECE ABSOLUTAMENTE TRANSPARENTE

Compañeros de La Campana:

En varios números de La Campana de esta VII Época hacéis referencia al Comercio internacional de armas y pertrechos de guerra, como un “comercio opaco”, ejercido a menudo en la zona de sombra creada por una tupida red de “decisiones políticas, gubernamentales” que, cuando menos “hacen la vista gorda al incumplimiento sistemático por la industria armamentística nacional y respectivas agencias estatales de compra de armamento, tanto de la legislación internacional como de la nacional que corresponda”.

Sin embargo, yo no calificaría este comercio internacional de “opaco”, “oscuro” o “secreto”, sugiriendo que se trata de un comercio clandestino y fuera de control de las autoridades y organismos legítimos nacionales, tales como parlamentos, gobiernos o aparatos judiciales.

Por mi parte, considero que se trata de un tráfico “transparente y explícito”, tanto en su naturaleza como en sus dimensiones, aunque lúgubre y funesto.

En primer lugar, señalo que este comercio entre partes no es propiamente ‘internacional’ (al menos en el sentido que ofreció históricamente el movimiento obrero al ‘internacionalismo’, como expresión de la solidaridad de clase), sino “interestatal”. En más del 95% de su volumen planetario, interviene siempre -sea autorizándolo o directamente, como inversor o comprador- al menos un Estado.

En segundo lugar, hemos de tener en cuenta que la producción que se comercia (armas, municiones, pertrechos mortíferos de todo tipo) es el resultado de una investigación científica y tecnológica llevada a cabo en todo tipo de centros legales, tanto públicos (Agencias de investigación, universidades, I+D estatal …) como del capitalismo privado, aunque en este caso la financiación casi siempre corresponde al Estado que contrata el programa o compromete la patente o la adquisición final.

En tercer lugar, industrias y empresas que fabrican y se lucran de estos productos de muerte son, en el 99,9% de los casos, bien conocidas, plenamente legales. Participan en Exhibiciones, Exposiciones y Presentaciones militares, internacionalmente reconocidas.

Por estas razones, considero que este comercio interestatal de armas transparenta con absoluta nitidez el carácter criminal, homicida y, si es necesario, genocida de los estados actuales más poderosos, en aras de la violenta y siniestra y mortífera Paz que se nos impone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *