VII Época - 9

LA INDUSTRIA NUCLEAR

La agenda destructiva del capitalismo y la jerarquía estatal globales continúa imperturbable

El silencio de los movimientos sociales, cada vez más distraídos, cada vez más impotentes

* Japón vierte al Pacífico agua contaminada por el accidente nuclear de Fukushima.

* EE UU envía munición con uranio empobrecido a Ucrania.

* Francia promueve una alianza entre países para relanzar la industria nuclear.

* El gobierno español, alineado con la OTAN, rechaza adherirse a la Alianza por el Desarme Nuclear.

EL OCÉANO PLANETARIO COMO BASURERO RADIACTIVO – Japón ha comenzado a finales de agosto a verter al océano Pacífico más de un millón de toneladas de agua radiactiva, procedente de la planta de energía nuclear de Fukushima, arrasada por un terremoto y posterior tsunami en 201. El vertido se extenderá durante décadas.

La decisión del gobierno japonés, contando con el aval del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) de la ONU, ambos cómplices en la contaminación marina y alimentaria que se avecina, ha sido rechazada por decenas de miles japoneses, así como por los gobiernos de los países ribereños del océano Pacífico, como China. Grupos civiles han llevado a cabo protestas en Japón y Corea del Sur. Estos países, consideran que el vertido de agua radiactiva contaminada es un asunto importante de seguridad nuclear con implicaciones más allá de las fronteras japonesas y de ninguna manera un asunto interno de Japón.

EE UU COMENZÓ EL ENVÍO DE MUNICIÓN CON URANIO EMPOBRECIDO A UCRANIA, CUYO EJÉRCITO LAS USARÁ – La administración estadounidense ha aprobado el envío de este material, asociado a efectos graves sobre el medio ambiente, la biosfera y la salud de los habitantes en un amplio e indefinido territorio, como munición a utilizar por el ejército ucraniano en los tanques Abrams estadounidenses enviados al frente ucraniano. El uso de esta munición, que se considera internacionalmente como un acto de guerra nuclear, ha sido denunciado por los efectos sobre el medio ambiente y la salud y se ha relacionado con la mayor prevalencia de casos de cáncer, abortos indeseados y malformaciones genéticas. En respuesta a esta decisión, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró a la agencia estatal rusa TASS: “Tenemos mucha munición de este tipo, con uranio empobrecido, y si el ejército ucraniano la utiliza, también nos reservamos el derecho a utilizar la misma munición”.

FRANCIA PROMUEVE UNA ALIANZA ENTRE PAÍSES DE LA OCDE PARA RELANZAR LA INDUSTRIA NUCLEAR, CONTANDO CON LA “FINANCIACIÓN INTERNACIONAL” – El gobierno francés promueve una alianza global para desarrollar esta fuente energía. Una veintena de ministros de la Unión Europea y de aliados como Reino Unido, EE UU, Canadá, Japón y Corea del Sur han reclamado en París, durante la última semana de septiembre, financiación público-privada internacional para desarrollar este ‘sector industrial’, tan cuestionado, entre otras cuestiones no menos graves, por que no hay solución ni almacenamiento posible a la basura radiactiva que produce, ni garantía alguna de que no se reproduzcan ‘accidentes’ como los de Chernobil o Fukushima.

En la UE, Francia ha impulsado una alianza por la energía nuclear que cuenta ya con 12 miembros —Bulgaria, Croacia, República Checa, Finlandia, Francia, Hungría, Países Bajos, Polonia, Rumanía, Eslovenia, Eslovaquia y Suecia— y dos observadores, Bélgica e Italia. En el mundo hay hoy 440 reactores atómicos produciendo electricidad, y otros 45 más en construcción. Desde diciembre de 2019, han empezado a construirse 29 reactores en todo el mundo: 18 en China y otros 11 a cargo de empresas rusas en países como la India, Egipto, Turquía y en la propia Rusia.

EL GOBIERNO ESPAÑOL RECHAZA ADHERIRSE A LA ALIANZA POR EL DESARME NUCLEAR. La Alianza por el Desarme Nuclear es una red conformada por medio centenar de entidades y organizaciones que buscan lograr la adhesión de España al Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPAN), un acuerdo que entró en vigor en enero de 2021 y que hasta ahora ha sido firmado por 92 países, entre los que no se encuentra ninguna potencia nuclear. La finalidad última de este Tratado es conseguir el ceso de la producción y uso de las armas atómicas, eliminar el arsenal nuclear y el desmantelamiento controlado de sus silos, así como la reparación actual de las víctimas de la eliminación.

Sin embargo, los países de la OTAN, entre ellos España, a través de sus gobiernos (volcados en el militarismo rampante que hoy se impone) rechazan adherirse a este acuerdo de prohibición de las armas atómicas, cuya producción arroja ganancias millonarias a la industria militar, aproximadas a los 78.000 millones de euros

Frente a esta agenda destructiva del capitalismo y la jerarquía estatal globales, no se está produciendo apenas respuesta desde los movimientos sociales internacionales, cada día más volcados en agendas ajenas, cada día más distraídos respecto de la verdadera naturaleza de los problemas que afectan a la humanidad entera -global, regional y localmente- y cada día más ignorantes respecto de cuales son los verdaderos agentes y productos del desastre planetaria que se está sufriendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *