VII Época - 27

INFORME “DERECHO A LA VIDA 2023” DE CAMINANDO FRONTERAS

En esta semana de febrero, la organización de defensa de los derechos de las personas migrantes, Caminando Fronteras, ha presentado el informe “Derecho a la Vida 2023”, que cartografía con detalle el verdadero genocidio que suponen las rutas migratorias Mediterránea y Atlántica, en las que han muerto el año pasado no menos de 6.570 personas, con una media de 18 fallecidos al día, por más que se trata en realidad de asesinatos, pues cada una de las muertes está fríamente calculada en los despachos de los ministerios de Interior y Oficinas de Extranjería de la UE. Un genocidio prácticamente silenciado en su trágica violencia por toda la cortesanía mediática en su trágica violencia, pero exhibida por la clase política y gobiernos europeos sin ningún pudor, tanto su organización como su ejecución.

Los datos presentados son fruto de un monitoreo exhaustivo desarrollado los 365 días del año por Caminando Fronteras en el marco de su Observatorio de Derechos en Frontera. En ese tiempo se recoge, contrasta y sistematiza la información ofrecida por comunidades migrantes, servicios de rescate, redes de familiares y defensores de Derechos Humanos que actúan en el terreno. De este modo, Caminando Fronteras cumple por si misma y con sus medios la realización de un registro de víctimas en tránsito hacia España, lo que es una obligación legal permanentemente incumplida por el Estado español. Esto es, “una falta que procede de la voluntad de invisibilización motivada por los intereses económicos que caracterizan la industria de control migratorio, donde grandes conglomerados empresariales con vinculaciones gubernamentales a nivel internacional llevan años lucrándose, a pesar de las continuas denuncias de los activistas y movimientos anticoloniales y antirracistas.”

Tal como detalla el Informe, la ruta canaria, a través del océano Atlántico, vuelve a ser la región migratoria más letal del mundo, con al menos 6570 migrantes muertos en el intento de llegar desde algún lugar de África a España. En esta zona de tránsito hay que destacar durante este año el aumento de salidas desde los lugares más lejanos de la ruta, como son Mauritania, Senegal y Gambia.

El Informe señala las causas inmediatas del aumento constante de muertes en el tránsito migratorio por estas rutas. Entre las más graves destacan “la no activación de los medios de búsqueda y rescate con la urgencia necesaria, la práctica cada vez más habitual de las búsquedas pasivas, el impacto de la externalización de fronteras con terceros países o la reducción de medios destinados a la protección de la vida”

En la presentación, Helena Maleno, fundadora y portavoz de Caminando Fronteras, expuso una reflexión sobre la magnitud de la barbarie genocida que supone este altísimo número de personas asesinadas por las políticas de fronteras. Un verdadero genocidio avalado por acuerdos como el nuevo Pacto de Migración y Asilo de la Unión Europea, ratificado en diciembre pasado. “Los partidos de la izquierda española incluidos los partidos de coalición, PSOE, Podemos y Sumar, vienen desatendiendo y traicionando la lucha por los derechos de las personas migrantes” y han forzado la deriva racista que ha caracterizado la política institucional.

Dentro de las cifras recogidas a lo largo de 2023, se aprecia un creciente número de menores. Al menos 384 menores perecieron en su intento de alcanzar las costas de España, pero los que sobreviven son, en ocasiones, criaturas cuyas madres no han podido acompañarles durante la travesía, y que se ven abocadas a procesos de custodia y adopción a pesar de tener a su progenitora viva. Resulta preocupante, además, el incremento del número de menores no identificados como tal, recluidos en cárceles de adultos, haciendo largas colas para alimentarse en centros no apropiados para su edad, o ya insertos en los campos de trabajo agrícola, como mano de obra barata y migrante sin poder regularizar su situación administrativa.”

El informe-2023 recoge también la multiplicidad de estrategias y mecanismos de resistencia desplegados tanto por las personas migrantes, como por las familias de aquellas que han fallecido en el intento o permanecen desaparecidas.

Destaca la organización interna de los campamentos de personas migrantes en Marruecos. “Comunidades autoorganizadas en perfecta convivencia con las vecinas y vecinos de las poblaciones cercanas, quienes se acercaban a vender fruta, pescado y pan”. Pero el creciente asedio policial sobre los asentamientos de migrantes en territorio marroquí, alimentado por los acuerdos económicos entre Marruecos y la UE, ha implicado un incremento de las redadas y las detenciones. “Esta semana hubo una redada con el mayor desplazamiento forzoso desde 2018. Desmantelaron un asentamiento en Casablanca, quemaron a un chico dentro de una tienda. Hay que tener en cuenta que las personas en tránsito pierden todo en las redadas. Son apresadas y privadas de las pocas pertenencias y documentos de los que disponen”.  Sin embargo, la solidaridad y la conciencia no han retrocedido ante la violenta represión de las autoridades, incapaces de anular la autopercepción política de quien lucha por la libertad de circulación como parte de la lucha anticolonial.

Fuente: Caminando Fronteras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *