VII Época - 17

SOLIDARIDAD CON PALESTINA

Acciones para detener el genocidio

Acto de solidaridad y denuncia en el Congreso de Diputados

En solidaridad con Palestina y contra los crímenes de lesa humanidad, genocidio y apartheid que Israel, con la complicidad de EE UU y de la UE y el silencio claudicante de la cínicamente llamada ‘Comunidad internacional”, dos personas -el presidente de Paz Ahora, Julio Rodríguez, y Jaldia, una mujer palestina cuya familia fue asesinada por Israel- han desplegado el pasado martes, 5 de diciembre, banderas palestinas en el Congreso de los Diputados, mientras intervenía desde el estrado el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares.

Con expresiones de “el pueblo palestino no es terrorista”, “viva la libertad, abajo el sionismo”, o “Parar este genocidio. No caben medias tintas”, los protagonistas de la protesta lograron interrumpir la intervención del ministro español, tratando de justificar el genocida terrorismo de Israel por su ‘derecho a la defensa frente al terrorismo de Hamas”. Tras un forcejeo de las dos personas con agentes de seguridad y funcionarios del Parlamento, aquellas fueron expulsadas y el ministro pudo continuar con su intervención, que en nada obstaculiza el monstruoso crimen que a diario exhibe Israel.

UK: Bloquean 4 fábricas de armas, con producción de destino a Israel

En el Reino Unido, durante la primera semana de diciembre, trabajadores y sindicatos bloquearon cuatro fábricas de armas británicas que suministran componentes utilizados para construir el avión de combate F-35 y drones militares, utilizados por Israel para bombardear la franja de Gaza. Las cuatro fábricas de armas son Eaton Mission Systems en Bournemouth, BAE Systems en el aeródromo de Samlesbury en Lancashire, la fábrica L3Harris en Brighton y el sitio de BAE Systems Govan en Glasgow.

El avión de combate F-35 es construido por Lockheed Martin en EE UU, con la ayuda de socios internacionales, incluidas fábricas británicas, que suministran componentes utilizados para ayudar a construir los aviones. A principios de este año, Israel realizó un pedido adicional de 25 de estos aviones, con un presupuesto de 3 mil millones de dólares, que en su mayor parte será financiado y pagado por EE UU como ayuda militar directa a Israel.

Según el sitio web de la empresa en Brighton, los sistemas L3-Harris son parte integral de varios aviones de combate estadounidenses, incluidos el F-22, el F/A-18 y el F-35. También fabrica mecanismos de lanzamiento de bombas para el avión de combate F-35 y el dron Reaper, ambos desplegados por Israel en Gaza.

Los activistas del grupo sindical Trabajadores por una Palestina Libre, filmaron y publicaron en internet la organización del bloqueo desde primeras horas del turno de mañana y el llamamiento a los trabajadores de las fábricas para que no se incorporaran ese día al trabajo. Gran número de ellos demostraron activamente su acuerdo con la acción, considerándola “un paso necesario para apoyar a los palestinos atrapados y asesinados en Gaza”. En los films y en las declaraciones a pie de las fábricas, los sindicalistas afirmaron: “Los trabajadores de toda Gran Bretaña no permitiremos que las armas utilizadas en un genocidio sean suministradas en nuestro nombre y financiadas con nuestros impuestos … nos unimos a otros trabajadores que también combaten a los proveedores de armas israelíes en toda Europa”.

Crónica “La Campana”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *