VII Época - 29

HUELGAS DE HAMBRE DE MIGRANTES EN MADRID Y CÁDIZ

Un centenar de migrantes han iniciado este miércoles, 6 de marzo, huelga de hambre en tres centros de acogida estatales de Madrid y Cádiz para protestar contra las dificultades para pedir asilo en España.

La protesta tiene su origen en el desprecio con el que las autoridades españolas responden a sus innúmeras llamadas de teléfono al número que se les indica del Ministerio del Interior para pedir asilo. Ni siquiera se les contesta o, si alguna máquina lo hace, repite la cantinela “En este momento no hay citas disponibles. En breve, la Oficina pondrá a su disposición nuevas citas”. Un ‘breve’ que nunca llega. Así viene siendo desde hace meses, pese a que su acceso al derecho de asilo, está reconocido en la legislación española e internacional.

La consecuencia inmediata de este indigno desprecio es que los solicitantes de asilo y refugio quedan a la suerte de ser detenidos en la calle y deportados, por carecer de documentación en regla.

La primera huelga de hambre, la han iniciado 28 migrantes en un albergue gestionado por Cruz Roja en San Fernando de Henares (Madrid), dentro del sistema estatal de atención humanitaria, dependiente del Ministerio de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social. Al día siguiente, otra veintena de personas alojadas por la misma organización en el municipio madrileño de Mejorada del Campo se han unido a sus compañeras de San Fernando, dejando de comer por el mismo motivo. La tercera huelga de hambre se inició en Chicana (Cádiz), en la que intervienen medio centenar de personas, en su mayoría de origen subsahariano, llegados a Canarias en patera o cayuco. Estos migrantes se plantaron ante la sede del Defensor del Pueblo, al grito de “Citas ya”, mientras otros de sus compañeros hacían cola para registrar sus escritos en primera persona ante la institución. Acto seguido, protagonizaron una marcha para denunciar los retrasos en el registro de su solicitud.

“Estamos desesperados y hemos decidido dejar de comer. Solo reclamamos nuestro derecho a solicitar asilo” … “Pero desde que llegamos y lo preguntamos en los centros de acogida nos dan un número de teléfono al que nadie responde, nos dicen que está dirigido por el Ministerio del Interior, y no nos ayudan más”, reclama uno de los portavoces, quien, al igual que sus compañeros, lleva cerca de tres meses en busca de esa primera cita para pedir asilo y refugio. “Hemos podido haber hecho 5.000 llamadas. Nadie contesta. Y el personal del centro sabe que nadie nos responderá y así estaremos mientras sigamos aquí”.

Las autoridades españolas del gobierno de coalición PSOE-Sumar, con el Ministro del Interior, Fernando Marlaska, al frente, no dan un solo paso efectivo para resolver la situación, mientras ofrecen como única excusa la palabrería más banal y mentirosa que cabe imaginar. Que si no tienen fondos bastantes para atender el fuerte aumento de las cifras de solicitudes de asilo en España. Si en 2017, 8.405 personas pidieron protección; en 2023 lo hicieron 163.000 personas. Que si la Oficina de Asilo del Ministerio del Interior está ‘colapsada’ … Que sí, que no se les atiende. Y así, como la cantinela del teléfono, “En breve resolveremos, para agilizar en la medida de lo posible el procedimiento de solicitud”.

Para evitar quedarse en la calle, expuestos a detención y expulsión, esa primera cita ante la oficina del Ministerio del Interior para pedir asilo es clave. En ella, los solicitantes obtienen un documento que acredita su condición de demandantes de protección. Ese mismo documento es exigido por el Ministerio de Inclusión para acceder a una plaza del sistema de acogida de protección internacional (distinto al de atención humanitaria). La falta de citas, por tanto, empuja de facto a la exclusión a solicitantes a los que asiste el derecho al asilo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *