VII Época - 18

FALLEN LEAVES

Título original: Kuolleet Lehdet

Año: 2023

Duración: 81 min

País: Finlandia

Dirección: Aki Kaurismäki

Guion: Aki Kaurismäki

Reparto: Alma Pöysti, Jussi Vatanen, Janne Hyytiäinen, Nuppu Koivu, Matti Onnismaa

Fotografía: Timo Salminen

Fallen Leaves (Hojas caídas) es la última película del aclamado director finlandés Aki Kaurismäki. En esta tragicomedia, Kaurismäki se supera a sí mismo una vez más; el director lanza su mirada sobre un mundo de almas perdidas que, sin embargo, buscan una conexión. En las calles de Helsinki, los caminos de Ansa y Holappa, dos individuos solitarios, se cruzan. A pesar de una atracción evidente, su búsqueda de la felicidad se complica con obstáculos y malentendidos.

Ansa y Holappa se encuentran por primera vez en un bar de karaoke, una taberna destartalada que les sirve de escape de la rutina diaria. Ambos dudan en dirigirse la palabra y su contacto se limita a unas tímidas miradas. A primera vista, esta historia parece abocada a un final rápido. Sus días continúan, cumpliendo con sus obligaciones laborales, como siempre, casi en piloto automático: Ansa como cajera en un supermercado, Holappa como obrero.

Sin embargo, Ansa y Holappa vuelven a encontrarse, tras lo cual se desarrolla una difícil conversación. Durante esta conversación, descubren una soledad compartida pero desesperada, derivada de la insatisfacción con sus vidas actuales. Su camino está plagado de obstáculos, empezando por la pérdida de un número de teléfono y la lucha de Holappa contra el alcoholismo. En Fallen Leaves, nada es sencillo, pero se desarrolla un romance que, a pesar de su decadencia y pesimismo, es extraordinariamente sincero.

Fallen Leaves es una historia sobre dos almas gemelas que luchan por llegar a fin de mes económicamente, impregnada de un humor seco, pero también de ternura. La historia podría derivar fácilmente en una tragicomedia en la que los personajes se revolcaran en la autocompasión, pero Kaurismäki consigue tejer con maestría todos estos elementos en una película excepcional. Su humor es soberbio y los homenajes a algunos de sus cineastas favoritos, como Bresson y Chaplin, son brillantes.

Con una modesta duración de solo 81 minutos, Fallen Leaves se revela como una obra segura y sofisticada, impregnada de la inconfundible firma de Kaurismäki. Sus personajes se caracterizan por expresiones faciales impasibles, donde cada pequeño movimiento conlleva un significado más profundo. La película no necesita acción a gran escala, acontecimientos dramáticos ni efectos sensacionales; la fotografía y los actores hablan por sí solos.

La película parece ambientada en el presente, pero la elección de carteles de época en los cines sugiere un periodo del pasado, mientras que en el salón de Ansa se relatan por la radio los horrores de la guerra en Ucrania. Este es otro excelente truco de Kaurismäki: no se trata de ninguna época concreta. El resultado es una obra atemporal y universalmente humana.

Puede llegar a ser especialmente irritante que los cineastas repitan una y otra vez sus viejos trucos. Otros directores, por el contrario, consiguen reconfortarnos cuando hacen lo mismo de siempre. Kaurismäki entra claramente en esa segunda categoría. Probablemente porque su estilo es inimitable en su aparente sencillez, pero sobre todo porque consigue crear una atmósfera casi imposible de imitar. Rodeados de desolación, sus personales siempre muestran ese infeccioso rayo de esperanza. Como resultado, las películas de Kaurismäki son un bálsamo para las heridas del alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *