VII Época - 33

CART

Título original: Ka-teu

Año: 2014

Duración: 110 min

País: Corea del Sur

Dirección: Boo Ji-young

Guion: Kim Kyung-Chan

Reparto: Yum Jung-ah, Moon Jung-hee, Kim Young-ae, Kim Kang-woo, Chun Woo-hee, Ji-Woo, Hwang Jun-min

Música: Lee Ji-soo

Fotografía: Kim Woo-hyung

Siguiendo la estela de los dramas que tratan de describir la difícil situación de la clase trabajadora coreana, Cart es una historia de David contra Goliat, basada en hechos reales, que detalla las injusticias del sistema laboral y el duro trato que reciben las mujeres en la sociedad coreana. En esta película, la directora Ji-young Boo vuelve a la silla de directora cinco años después de su debut con el largometraje independiente Sisters on the Road (2009), con un reparto más numeroso y una agenda social mucho más marcada.

Además de su personal a tiempo completo, un gran almacén minorista emplea a un gran número de empleados a tiempo parcial. Un día, en un intento de reducir costes, la alta dirección decide rescindir prematuramente todos sus contratos y cubrir sus necesidades de mano de obra con una empresa de subcontratación, para abaratar los costes salariales y liberarse de cualquier obligación con los empleados, mayoritariamente mujeres. Conmocionadas por los despidos improcedentes, muchas de las trabajadoras temporales entran en pánico ante la pérdida de unas fuentes de ingresos que necesitan desesperadamente. Juntas deciden formar un sindicato para protegerse, pero cuando los representantes que nombran son ignorados por los ejecutivos de la oficina, pasan a tomar medidas más drásticas. Organizan una huelga para cerrar la tienda, pero no pasa mucho tiempo antes de que la policía intervenga en nombre de la empresa.

Cart, que comienza como un drama coral que muestra las diferentes y difíciles circunstancias de las trabajadoras de la tienda, se toma su tiempo para establecer el tenso enfrentamiento entre la empresa y sus antiguos empleados. A medida que la situación se agrava, se pone de manifiesto la injusticia inherente al sistema laboral y los agentes del poder muestran su verdadera cara, tratando a las huelguistas como una plaga que hay que eliminar, primero con matones a sueldo y luego con cañones de agua.

Apoyándose en su sólido reparto, la directora personaliza las repercusiones del mal trato de Corea a los trabajadores, pero resiste el impulso de presentar un argumento de manera unilateral. Algunas de las huelguistas se rinden fácilmente, otras se ponen nerviosas al involucrarse y también se muestra a miembros de la dirección que se resisten a cumplir sus órdenes. El tono de la película es apagado, limitado a blancos, grises y los azules pálidos de los uniformes de la tienda. Para reforzar la humanidad que bulle entre las paredes de la empresa, la directora inyecta color en momentos y espacios escogidos, empezando por las insinuaciones de la vida doméstica; interiores desordenados y habitados que contrastan con el espacio de trabajo aséptico; luego convierte el suelo de la tienda en una cálida comunidad cuando las luces se apagan durante una sentada, y pasa finalmente a las coloridas protestas en el exterior.

Puede que Cart carezca de la profundidad y la mordiente de otras películas similares, pero trata un tema importante con el tipo de ligereza y drama interpersonal que facilitan su visionado, sin dejar de inspirar indignación por lo que se cuenta. Probablemente no va a promover ningún cambio social directo y, según lo que se dice al final, el resultado del incidente real en el que se basa fue más un logro agridulce que una victoria absoluta. Aun así, la lucha debe continuar, porque el tiempo de la aceptación pasiva hace tiempo que pasó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *