VII Época - 36

PERDONA QUE TE MOLESTE

Título original: Sorry to Bother You

Año: 2018

Duración: 110 minutos

País: Estados Unidos

Dirección: Boots Riley

Guion: Boots Riley

Reparto: LaKeith Stanfield, Tessa Thompson, Jermaine Fowler, Omari Hardwick, Terry Crews, Kate Berlant, Michael X. Sommers, Danny Glover, Steven Yeun, Armie Hammer, …

Música: The Coup, Merrill Garbus, Boots Riley, Tune-Yards

Fotografía: Doug Emmett

«Si trabajas lo suficiente, puedes conseguir cualquier cosa». En su radical debut como director, Perdona que te moleste, Boots Riley expone esta piedra angular del sueño americano como un engaño colectivo. En su versión futura de Oakland, en la que una empresa de telemarketing sirve de desagradable y satírica miniatura de Estados Unidos y sus ideales, este sueño hace tiempo que ha llegado a su fin. El rapero reconvertido en cineasta da rienda suelta a la locura en su personalísima denuncia de la sociedad: Perdona que te moleste es una extraña comedia, una sátira mordaz y, en su parte final, un esperpento de terror surrealista. Una mezcla de géneros desarmantemente absurda, pero no por ello menos poderosa.

Cassius Green ha tocado fondo, vive en el garaje de su tío, que también le ha regalado su destartalado coche al que apenas puede echar gasolina y cuyos limpiaparabrisas tiene que accionar manualmente con un dispositivo de cuerda casero. Pero entonces Cassius consigue trabajo en un centro de llamadas, donde apenas consigue ventas con su voz negra, hasta que recibe un ingenioso consejo de su colega Langston, más experimentado. A partir de ese momento, Cassius utiliza su «voz blanca» al teléfono, con lo que no solo los clientes pican en tropel, sino que además es ascendido. Se le permite subir en un ascensor dorado a una planta lujosamente amueblada donde se venden armas y mano de obra esclava por teléfono en lugar de enciclopedias. Mientras tanto, crece el malestar en el lugar de trabajo: las condiciones laborales en la empresa son miserables y se avecinan huelgas. Así que Cassius pronto se ve atrapado entre su ambición y sus colegas, especialmente cuando su novia, una artista comprometida políticamente, amenaza con dejarle.

Hasta ahora, el activista Boots Riley, miembro del marxista US Progessive Labour Party, había utilizado en su música su rabia por la injusticia y la desigualdad como rapero. Y las ideas y declaraciones de Perdona que te moleste podrían haber servido fácilmente como proyecto para un nuevo álbum de hip-hop. Pero en lugar de en forma de canciones, ahora ha plasmado su rabia en forma de escenas, y ha hecho de ello una película tan poco convencional que sorprende que haya llegado a un público asombrosamente amplio en Estados Unidos.

El centro de llamadas es una metáfora evidente de la sociedad estadounidense, donde se dice a todas horas que lo único que cuenta es el rendimiento, pero al final es solo la «voz blanca» la que lleva a Cassius a lo más alto. Más tarde, cuando ya ha ascendido, es invitado a una exclusiva fiesta organizada por el gurú empresarial Steve Lift, que está haciendo que el trabajo esclavo vuelva a ser socialmente aceptable. Al fin y al cabo, es negro y todo negro sabe rapear. Sin embargo, no tiene ningún talento para ello, por lo que se limita a gritar «negro de mierda» en el micrófono una y otra vez, para deleite del público. Sin embargo, el racismo es solo un tema entre muchos otros en la película. Riley mezcla la cuestión racial con los viejos conflictos de conciencia y las nuevas desvergüenzas del capitalismo moderno, haciendo que los bajos fondos de la industria del entretenimiento y el ímpetu estridente de Internet y sus memes sean objetivos por igual de su sátira

En el grotesco y surrealista final, Perdona que te moleste se sale completamente de madre: hacía tiempo que no se veían ideas tan disparatadas en una comedia de Hollywood. Una mezcla de humor tan desenfrenada podría haber resultado contraproducente, pero el magnífico reparto asume plenamente la locura de su director y sale airoso del reto. El hecho de que el músico Riley no tuviera experiencia previa como cineasta se nota especialmente cuando prueba todos los recursos estilísticos imaginables, sin dejar de lado ninguna herramienta creativa en su debut. Este juego puede parecer un poco arbitrario a veces, pero encaja sorprendentemente bien con la sobreexcitación general de la película.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *