MIGUEL ÁNGEL CUÑA

(Pontevedra)

Estos dos poemas, escritos en los tiempos actuales de confinamiento, embozo y distancia social, forman parte de un libro, ahora y probablemente para siempre inédito.

POEMAS DEL CONFINAMIENTO

 

LLEGA LA ORDEN DESDE LO ALTO

Como mar de plomo llegó la orden desde lo alto.

 

Dice: Glorificada la distancia,

puertas adentro está la vida,

puertas afuera, la no-muerte.

 

Nadie salga al encuentro,

queden los ojos anidados en la ausencia,

sin levantar la mirada,

humillada la frente,

vigente la amenaza.

 

Yo te aviso, carcelero:

No hay muerte verdadera sino llega

y nada hay que no viva humano ante su certeza fatal.

¿Acaso no tengo brazos para levantar la piedra,

llanto bastante para el amigo que se va,

alegría para el viajero que viene?

 

¿No tengo pies para pisar el escenario fugitivo

y conciencia para interpretarlo?

 

¿No tengo corazón ni sangre suficiente

para incendiar el túnel,

vivir a pulso,

y, acaso, pecho digno para el rayo?

 

Dice la orden:

Pobre Sísifo, mutilado y reo,

Piedra y sed, son quimeras del infortunio,

Cuesta arriba-cuesta abajo

uno es y siempre el mismo camino.

 

Yo te aviso, carcelero:

Piedra, sed y sendero son yo mismo,

como lejana la cima, allá y en mí siempre.

Hijo de la suerte con la vida,

la inmortalidad para nada nace en cada paso

 

Dice la orden:

Desafiante Sísifo,

libertad y albedrío son quimeras del infortunio

Razón y voluntad, cuesta arriba-cuesta abajo

una es y siempre la misma infantil agonía.

Quédate en el valle, sosegado y feliz, libre

Sólo el orden y la cifra

llevarán la piedra hasta la cima.

 

Yo te aviso carcelero:

¡Ya conozco tu fábula,

carpintero de la apariencia,

carcelero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *