YAIR HURVITZ

(n. 1941, Tel-Aviv – m. 1988, Tel-Aviv)

Poeta hebreo, pertenece literariamente al denominado “Grupo de Tel-Aviv”, pero se desmarca por el tono contenido y tranquilo, introvertido de su poesía. En 1989 pareció el primer volumen de la recopilación de sus poesías bajo el título “La suerte del jardín”.

Hay vidas tan golpeadas y tantas historias inacabables de tristeza y de jaula desamparada que “bendito sea un instante de calma”.

 

EL PÁJARO PRISIONERO

No he perdido aquí nada

y sin embargo

el crepúsculo en el mes de Iyar es una hora de calma.

 

Estoy sentado en el jardín de un café

y un pájaro

brinca buscando migas

en la mesa de al lado.

 

Lo perdido está perdido sin remedio

con todo, un instante,

me parece que en sus movimientos

oigo mi nombre, Yair, Yair

 

En esta hora crepuscular,

él no pensaba en mi

y, sin embargo, cuando se elevó y desapareció

dejó en el ojo,

entre el ala y el azul del cielo

una línea de aire pálido tan sólo.

 

Algo dice en mí:

¡Oh!, pájaro de piedra,

bendito sea un instante de calma.

 

Encontramos este poema en la antología bilingüe “Poesía hebrea contemporánea”, traducción e introducción de Teresa Martínez, editada en la colección de poesía Hiperión (Madrid, 1994). NT (*) Iyar es un mes del calendario lunar hebreo, de raigambre babilónica, correspondiente a los meses de abril/mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *