RENÉ DEL RISCO BERMÚDEZ

(1937, San Pedro de Macorís – 1972, Santo Domingo – República dominicana)

Interrumpió sus estudios universitarios para entregarse a la lucha contra la dictadura, lo que le llevaría a prisión y el exilio en Puerto Rico. De regreso a su país, durante la guerra de 1965 funda con otros jóvenes literatos el grupo “El Puño”. Hasta su temprana muerte, ocurrida en accidente cuando tenía 35 años, su poesía y narrativa ocuparon un lugar preminente como expresión de los ideales de lucha y solidaridad de su generación dominicana. El poema ‘Por la muerte de todos’ está dedicado al poeta dominicano-haitiano, Jacques Viau, muerto a los 23 años por un disparo de mortero durante las luchas de la Revolución de abril de 1965.

POR LA MUERTE DE TODOS

A Jacques Viau, en memoria

No es morir, así, sencillamente morir.

Es haber estado firme dos minutos antes de la muerte

sin pensar en echar hacia atrás, sin derrumbarse

como un espantapájaros de trapo a las primeras ráfagas.

 

No es haberse arriesgado. Haber estado de frente

a todos los cañones. Son haber permanecido fiel

a cada paso, haber tenido la cabeza y el corazón

llenos de la bondad del pueblo, de los errores del pueblo,

de la dura doctrina del pueblo.

 

No fue simplemente morir, que eso sucede

a cada instante,

desde un camión, desde la altura de los puentes,

entre los cordones eléctricos, bajo la acción de los sedantes.

Fue algo más.

Fue la decisión en el momento de tragar pólvora y ceniza,

de apretar el gatillo

y sentir el golpe de la culata sobre el hombro.

Fue esa aceptación ante las últimas palabras

de los hombres …

 

No fue simplemente morir.

¡Fue dar la cara para siempre …!

 

Encontramos este poema de René del Risco Bermúdez en el libro “Antología mayor de la literatura dominicana (siglos XIX-XX). Poesía II”, preparada por Manuel Rueda para Ediciones de la Fundación Corripio, Inc. (Santo Domingo, 1999)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *