VII Época - 16

JORGE CABRERA ANDRADE

(Ecuador, 1902 – 1978)

Juan Pueblo, Juan Todos, Juan Desposeído, al que arrebataron la tierra que trabaja y la herramienta con la que crea, es una herida universal que no cesa de sangrar y de luchar, por más que los mercaderes, una y otra vez, lo engañen con abalorios o lo amenacen con la espada.

JUAN SIN CIELO

Juan me llamo, Juan Todos, habitante

de la tierra, más bien su prisionero,

sombra vestida, polvo caminante,

el igual a los otros, Juan Cordero.

 

Solo mi mano para cada cosa

-mover la rueda, hallar hondos metales-

mi servidora para asir la rosa

y hacer girar las llaves terrenales.

 

Mi propiedad labrada en pleno cielo

-un gran lote de nubes era mío-

me pagaba en azul, en paz, en vuelo

y ese cielo en añicos: el rocío.

 

Mi hacienda era el espacio sin linderos

-oh territorio azul siempre sembrado

de maizales cargados de luceros-

y el rebaño de nubes, mi ganado.

 

Labradores los pájaros; el día

mi granero de par en par abierto

con mieses y naranjas de alegría.

Maduraba el poniente como un huerto.

 

Mercaderes de espejos, cazadores

de ángeles llegaron con su espada

y, a cambio de mi hacienda -mar de flores-

me dieron abalorios, humo, nada …

 

Los verdugos de cisnes, monederos

falsos de las palabras, enlutados,

saquearon mis trojes de luceros,

escombros hoy de luna congelados.

 

Perdí́ mi granja azul, perdí́ la altura

-reses de nubes, luz recién sembrada-

¡toda una celestial agricultura

en el vacío espacio sepultada!

 

Del oro del poniente perdí́ el plano

-Juan es mi nombre, Juan Desposeído-.

En lugar del rocío hallé el gusano

¡un tesoro de siglos he perdido!

 

Es solo un peso azul lo que ha quedado

sobre mis hombros, cúpula de hielo …

Soy Juan y nada más, el desolado

herido universal, soy Juan sin Cielo

 

             Pertenece este poema al libro del autor “Aquí́ yace la espuma”. Lo encontramos en la “Antología de la poesía hispanoamericana contemporánea, 1914 – 1987”, selección, prólogo y notas de José́ Olivio Jiménez, editada por Alianza Editorial, Madrid 2002.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *