VII Época - 24

NICANOR PARRA

(n. 1926, San Fabián de Alico, Chile – 2018, Santiago de Chile)

Entre las muchas voces que en el Chile abatido por los militares en 1973 clamaron por la libertad, el grito de los hermanos Parra .., Nicanor, Violeta y Roberto- resonó con enorme fuerza, por más que Nicanor optase en los primeros años por llevar una vida disimulada, desviando la atención de la dictadura. En la ironía de los antipoemas de Nicanor, late la más honda sabiduría popular. Estas obras, de aparente simplicidad, expresan aquél entrañable saber siempre liberador -porque pertenece a los de abajo, a los que no mandan y resisten como pueden- que los pueblos enseguida reconocen y hacen suyo en refranes, canciones, adivinanzas … desdeñando normas, modos y espantajos propagandísticos que tanto ilusionan a los que en cada momento mandan. En 2010, pocos días después de cumplir 96 años, se declaró en huelga de hambre en apoyo a los comuneros del pueblo mapuche que llevaban a cabo una huelga de ayuno desde hacía dos meses.

NO CREO EN LA VÍA PACÍFICA

no creo en la vía violenta
me gustaría creer
en algo pero no creo
creer es creer en Dios
lo único que yo hago
es encogerme de hombros
perdónenme la franqueza
no creo ni en la Vía Láctea.

 

ÚLTIMO BRINDIS

Lo queramos o no
solo tenemos tres alternativas
el ayer, el presente y el mañana

Y ni siquiera tres
Porque como dice el filósofo
el ayer es ayer
nos pertenece sólo en el recuerdo:
A la rosa que ya se deshojó
no se le puede sacar otro pétalo.

Las cartas por jugar
son solamente dos:
el presente y el día de mañana.

y ni siquiera dos
porque es un hecho bien establecido
que el presente no existe
sino en la medida en que se hace pasado
y ya pasó ….
como la juventud.

En resumidas cuentas
sólo nos va quedando el mañana:
Yo levanto mi copa
por ese día que no llega nunca
pero que es lo único
de lo que realmente disponemos.

Estos poemas han sido recogidos del libro: Nicanor Parra: Poesía y Antipoesía, publicado en la colección Clásicos Castalia,Madrid 1994, edición de Hugo Montes Brunet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *