VII Época - 26

MARIO TREJO

(n. 1926, La Plata, Argentina)

Con Rubén Darío, con Mario Trejo, con los campesinos guatemaltecos y con los náufragos de todo el mundo, como hoy los palestinos, siempre asediados y con harta frecuencia asesinados para robarles, decimos NO a los Roosevelt, Hitler, Franco de ayer y a los de ahora, los Netanyahu, Biden, Macron, Sánchez, que también se nos están cayendo encima, con sus bombas, con sus arengas para matar y su ruido oscuro de buitres.

GUATEMALA 1954

“No.”

Rubén Darío: “A Roosevelt”

 

Todo estaba previsto

Un vuelo a ciegas de grandes pájaros nocturnos

un ruido oscuro de buitres en cierne

el gran miedo universal amordazando las playas

que un día fueron el horizonte de los más bellos corsarios

una ola de cómplices

contra los paisajes detenidos para siempre

en la mirada de los náufragos

contra las arenas custodiadas por el sol

y besadas por los sobrevivientes

 

Todo estaba previsto

sobre las selvas que un día conocieron

la belleza en libertad

pueblos que escrutaban el tiempo

en medio de relampagueantes ceremonias

hombres que hicieron el aire indestructible

manos que amaron el espacio hasta convertirlo en eternidad

 

Todo estaba previsto

y colocado como un collar de mentiras mundiales

en el cuello del trópico

Pero fue necesario que todo ocurriese tan de cerca

para que el resplandor de sus huellas clandestinas

iluminase el rostro de sus conquistadores

para que sintiésemos el estrépito de un país

crujiendo bajo pisadas en vano sigilosas

 

Todo estaba previsto

pero nosotros no conocíamos todavía

la espada agria

el perfil frenético de la violencia

los rituales feroces de la conquista

maniobras oxidadas y jamás aprendidas

mecanismos coléricos

sentina de la historia

 

Por hoy te llamo Guatemala

Mañana serás otras palabras y otros nombres

Pero no mucho más

Porque los imperios son enormes

son perfectos

Recogemos este poema en la antología “Cuarenta años de poesía en el Premio Casa de las Américas (1959 – 1999)”, selección y notas de Caridad Tamayo, prólogo de Roberto Fernández para la colección de poesía de ediciones Hiperión, Madrid 1999.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *