VII Época - 30

JORGE CUÑA CASASBELLAS

(n. 1945, Vigo – m. 2004, Pontevedra)

Nuestro compañero y amigo anarquista, Jorge Cuña Casasbellas, dedicó este poema en 1998 a su amigo palestino Alí. Ocasionalmente, el poema surgió como una despedida al compañero que regresaba desde España hacia su dolorida tierra palestina, pero es esencialmente un grito de solidaridad con el resistente, contra la guerra.

ARENA LA NO-TIERRA

Arena la no-tierra arena-ala
nómada desterrada en aire
más allá de noche más intensa

insidiosa duna rosácea niebla
velan guardianes fieles el oasis
que apacigua el ¡ay! del desasosiego
apacienta el jardín de delicias
júbilo solar donde crecen labios
que se alargan como cuerdas sensitivas
hasta plenitud amorosa de los dátiles

A ti arena-ala hermana del viento
-donde está la tienda allí el arraigo-
defenderemos y canto sombríamente
en noche gélida de desesperanza

Extranjeros perturban la paz del origen

contrariamente a mí a ti nosotros la guerra
tanques
crueles senderos enferman el desierto
metralla
esquirla al viento de la noche balas
abren de plomo boquetes
en cuerpos que niegan su agonía

El Simún arrastra la aurora
en ciegos torbellinos de fiebre
palpitantes los puñales de la ira

No más dolor por quienes poderosos
habéis marcado orillas de espino al tiempo
quienes extranjeros asesinasteis el horizonte
no quebrantaréis -maldita la visión- arena
que ya lágrima será ardiente veneno
para quienes no importan de genocidio y desamparo

Plenitud amorosa de dátiles avive
resistencia amarilla de viento libertario
contra quienes se atreven a mutilar el aire.

El poema fue recogido manuscrito por un amigo de Jorge Cuña presente en el homenaje a Alí y hoy se guarda en el archivo de la Fundación pontevedresa Cuña-Casasbellas. Fabulario Novo-Hipofanias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *