VII Época - 15

Editorial

Te han sitiado corazón
y esperan tu renuncia.
Los únicos vencidos, corazón,
son los que no luchan.
No te entregues, corazón libre.
No te entregues.

Rafael Amor

El 8 de noviembre, tuvo lugar en Madrid la Plenaria Extraordinaria del Comité Confederal de la CGT, convocada por más de un tercio de sus miembros en aplicación del art. 46 de los Estatutos, para dar solución al disparatado conflicto que ahora mismo está amenazando desde dentro la continuidad de la CGT, en tanto que organización anarcosindicalista, libertaria y antiautoritaria, sin jefecillos ni burócratas con poder alguno en su seno.

Como señalaba La Campana en anterior editorial (VII Época, nº 13), las conclusiones de la Plenaria del día 8 se encaminaban hacia la solución definitiva del conflicto, con la esperanza puesta en que, al menos a partir de ahora, se respetarían por el Secretario General los estatutos y estructura vertebral de la CGT. Sin embargo, la esperanza fue corta y vana. Todo apunta a que el conflicto continuará, todavía más enconado y, por nuestra parte, más firme y abierto en la defensa de la CGT y de sus principios.

En apenas 20 días, el Secretario General de la CGT, Miguel Fadrique, ha vuelto a pretender sustituir y despreciar al Comité Confederal -y es la cuarta vez que lo hace desde la plenaria de febrero en Zaragoza- usurpándole en su función de único ente con legitimidad orgánica suficiente para interpretar los estatutos confederales, en todo caso provisionalmente hasta la celebración de un próximo Congreso.

El 24 de noviembre, el Secretario General de la CGT remitió por lista orgánica a toda la organización, dos documentos. El primero, una “Circular interna”, acusatoria contra más de un tercio de la CGT. El segundo, la convocatoria de una Plenaria Ordinaria del Comité Confederal. Ambos textos están arteramente vinculados entre sí, por más que la gravedad de las acusaciones sin fundamento formuladas en el primero, no le exijan al Secretario general, la mínima dignidad (obligación estatutaria, diríamos nosotros) de ser debatidas por el propio Comité Confederal:

Circular interna”: En la “Circular interna” se acusa a las cinco Confederaciones Territoriales y tres Federaciones sectoriales asistentes a la Plenaria del 8 de noviembre, de “suplantación de funciones, cargos y acuerdos del Comité confederal de CGT”. Sin embargo, en todo el texto, más allá de la acusación retórica y vacía que hemos transcrito, no aparecen citadas esas presuntas acusaciones.

En cuanto a la “suplantación de funciones”, baste señalar que una de esas funciones y competencias del Comité Confederal es la posibilidad de convocar por sí mismo -más de un tercio, según lo establecido en el art. 46 de los estatutos- una reunión Plenaria Extraordinaria, por lo que cabe concluir que quien realmente le hurtó durante meses esa capacidad al Comité Confederal fue el propio Secretario General, negándose a convocarla.

En lo que respecta a la “usurpación de cargos”, todos los asistentes a la Plenaria del 8 de noviembre, firmaron en su propio nombre y en el de la representación que ostentaban, sin atribuirse otra personalidad ajena.

En lo concerniente a la “suplantación de acuerdos’, no se menciona en la Circular un solo acuerdo confederal que pudiera haber sido suplantado por los celebrantes. Sin embargo, fue la propia Plenaria del 8 de noviembre la que sí apeló a un acuerdo del Comité Confederal (Zaragoza, febrero 2023) conforme “un SP no puede desfederar ni inhabilitar a otro SP, sea cual sea su rango”, cuyo dictamen y exigencia de cumplimiento están siendo vulnerados por el Secretario General.

Convocatoria de Plenaria Confederal Ordinaria”: El Secretario general de la CGT anuncia una Plenaria Ordinaria del Comité Confederal para el 20 diciembre, en Madrid, pero con un Orden del Día del que vuelven a excluirse arbitrariamente los dos puntos reclamados en tiempo y forma por la CGT de Galicia (agosto de 2023) y que, ahora mismo, estaban pendientes de su incuestionable incorporación a la Plenaria actual. Esta decisión de intentar amordazar a una Confederación territorial, Galicia, en el Comité Confederal del que forma parte intrínseca, lo consideramos como el ejercicio de una voluntad autoritaria del Secretario General de la CGT que, como hicimos en el reciente pasado (Granada, 29 de septiembre), ni ahora ni nunca vamos a consentir.

Por otro lado, en dicha convocatoria, se incluye como un punto organizativo más, la “desfederación del Sindicato de Transportes y Comunicaciones de Madrid” a propuesta de la Confederación de Madrid-Castilla La Mancha-Extremadura. Desde la CGT de Galicia, afrontaremos ese debate, con toda firmeza y serenidad. En primer lugar, reiterando nuestro llamamiento a la afiliación, a los sindicatos y a todos los entes confederales para que no deleguen en nadie ni en nada las riendas de su organización y defiendan, por encima de todo, la autonomía y competencias estatutarias de sus sindicatos. En segundo lugar, denunciando el infame proceder -politiquero, en fraude de toda razón y verdad anarcosindicalista- de algunas pocas personas encumbradas en cargos importantes de la CGT.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *