VII Época - 25

Editorial

Te han sitiado corazón
y esperan tu renuncia.
Los únicos vencidos, corazón,
son los que no luchan.
No te entregues, corazón libre.
No te entregues.

Rafael Amor

Reiterándose en la vulneración flagrante de los estatutos de CGT, las últimas decisiones del Secretario general, Miguel Fadrique, situándose al margen y con desprecio a la organización que representa simbólica y jurídicamente, significan una descarada declaración de guerra al anarcosindicalismo y al modelo organizativo antiautoritario de la CGT, por el que tanto hemos luchado y que seguiremos defendiendo con toda firmeza.

En apenas 12 días, entre el 29 de enero y el 10 de febrero, el SG de la CGT ha remitido a la organización al menos tres circulares -dos de ellas firmadas por él mismo y una tercera suscrita por el SP de la CGT- que, tanto en su contenido como en su literalidad conculcan los más esenciales principios y normas de federalismo, democracia directa y autonomía sindical que vertebran a la CGT. Todo ello con un objetivo claro: cambiar, por la vía de los hechos, la estructura y el funcionamiento consustanciales a la CGT para construir en su lugar otra organización distinta, aunque camuflada en las mismas siglas. Las tres Circulares, ya inválidas por su indigno contenido, han de ser contestadas orgánicamente, en el Comité confederal, como se merecen.

En la inexorable confrontación que se avecina, probablemente, nadie saldrá ganando y resultará inevitable que en lo inmediato sufra un grave daño la CGT (seguramente ya calculado por los promotores de esta siniestra operación de acoso y derribo del anarcosindicalismo). Pero no es menos cierto que será la acción sindical, social, formativa y orgánica de los sindicatos confederales que no toleran el caudillismo la que, desde hoy mismo, habrá de forjar en su seno la militancia capaz de restaurar en el próximo Congreso el anarcosindicalismo hoy acosado, dignificándolo y actualizándolo como la herramienta necesaria para una lucha social y colectiva, verdaderamente transformadora. Un Congreso que mande a los responsables de la intriga al lugar que les corresponde y ellos han elegido: el de individuos convertidos en piezas serviles de algún gremio caudillista, ajeno a la CGT.

En la circular del 29 de enero, el Secretario general de la CGT, por propia voluntad caudillista, contraviniendo lo previsto literalmente en los estatutos confederales, ‘decreta’ la expulsión de la CGT a un compañero y “ordena” su cese en el cargo de Secretario general de la FETyC para el que había sido elegido por sus compañeros del sector. Semejante acto de desprecio y personal autoritarismo, no es tolerable en nuestra organización. Es, sencillamente, funesto en su proceder y nulo a todos los efectos, como lo son todos los actos que se deriven o fundamenten en esta degradante Circular.

Remata el oprobio en una segunda circular, enviada a toda la organización el 8 febrero de 2024. Viene sin firma, aunque con el sello del “SP” de la CGT. En ella se anuncia que el SP procederá “en los próximos días a convocar los Comicios pertinentes para que se elijan los nuevos SP de dichos entes, incluida la FETyC”. Y, en el colmo del despropósito, añade, “cualquier reunión convocada por personas inhabilitadas cautelarmente o por personas que ya no forman parte de la Organización, carece de validez estatutaria alguna”. El Secretariado Permanente de la CGT, que es un mero órgano de gestión auxiliar del Comité confederal, al que está subordinado, como justificación de su arrogante presunción apela a una presunta condición de “ente inmediatamente superior”: ¿A qué cosa superior? ¿Quién es inmediatamente inferior a los encargados de finanzas, mujer, internacional, organización …, etc? ¿A qué escalafón jerárquico se refiere el SP, cuando decide anular un Pleno de una Federación sectorial, convocado estatutariamente? Si la circular del 29 de enero ha de ser revocada, esta segunda ha de ser directamente invalidada y sus responsables asumir las consecuencias de su ignorancia de lo que es la CGT, como funciona y de la verdadera naturaleza de sus cargos orgánicos.

En la tercera Circular, del 10 de febrero, ahora firmada por el SG de la CGT, Miguel Fadrique, pero asumiendo la misma sinrazón alegada en la primera y segunda circulares, del 29 de enero y 8 de febrero, respectivamente, se proclama la convocatoria de un Pleno extraordinario de la FETyC de CGT para el 16 de marzo …”. Tal convocatoria usurpa fraudulentamente -contra lo establecido en los estatutos de la CGT- las competencias exclusivas de la FETyC y sus órganos y personalidades representativas, en particular de su Secretario general, Rufino Álvarez, miembro del Comité confederal.

Desde ya, no pueden los sindicatos de la CGT reconocer ni aceptar el contenido de estas tres Circulares del SG pues no solo son contrarias a los estatutos y normas de funcionamiento de la CGT, sino que también pervierten sus siglas y acuerdos congresuales y resultan premonitorias del detestable rumbo que se quiere imprimir a la organización.

No queda otro camino que el de la firmeza hasta lograr la convocatoria de un Congreso que repare todo el mal que se está haciendo. Y entretanto el Congreso no llega, los sindicatos y los entes de la CGT no renunciaremos a las siglas que tanto ha costado construir, defender, prestigiar ante el mundo del trabajo y llenar de contenido emancipador y transformador contra toda injusticia y explotación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *