VII Época - 34

Editorial

Te han sitiado corazón
y esperan tu renuncia.
Los únicos vencidos, corazón,
son los que no luchan.
No te entregues, corazón libre.
No te entregues.

Rafael Amor

El Comité Confederal de la Confederación General del Trabajo, reunido en Plenaria Confederal Extraordinaria en Madrid el 24 de abril de 2024, aprobó una Resolución en la que anuncia el inicio de un proceso y debate con otras organizaciones sindicales que culmine en la convocatoria lo más unitaria posible de una huelga General de 24 horas, tanto en España como Internacional.

En fecha inmediatamente posterior al 24 de abril (aunque fechado, en Palestina, el 11 de abril), se conoce y difunde en CGT el llamamiento urgente de la Federación General de Sindicatos de Palestina – Gaza, dirigido al movimiento sindical internacional para la celebración el 1 de mayo, Dia Internacional de la Clase Trabajadora, y el 15 de mayo (fecha conmemorativa de la Nakba de 1948, día de la Catástrofe, cuando 700.000 palestinos fueron expulsados a sangre y fuego por el ejército israelí de sus tierras y hogares, hacia un exilio y campos de refugiados que todavía dura hoy) de una Huelga y/u otras acciones de solidaridad sindical con el pueblo palestino.

La voluntad y decisión de llevar a cabo una huelga estatal e internacional que detenga el genocidio del pueblo palestino y acabe con la ocupación, apartheid y colonización de Palestina, están ya adoptadas desde el 24 de abril por el Comité confederal de la CGT:

La CGT hacemos un llamamiento a toda la clase trabajadora, a toda nuestra militancia y a toda la sociedad en general a sumarse a todas aquellas iniciativas de Boicot a Israel y de solidaridad con el pueblo palestino, para exigir el cese inmediato del genocidio sobre Gaza, así como el fin del apartheid y de la colonización en toda Palestina.

Del mismo modo, desde CGT iniciaremos un proceso de contactos y debate con todas las organizaciones sindicales, especialmente las organizaciones sindicales afines, las organizaciones palestinas y organizaciones sociales que trabajan en el ámbito de la solidaridad con el pueblo palestino, con el objetivo de alcanzar un acuerdo para la convocatoria de una Huelga General de 24 horas a nivel estatal, lo más unitaria posible y consensuando la fecha y los lemas, Por el fin del Genocidio y el Apartheid en Palestina.

Igualmente, con la intención de que la Huelga General de 24 horas se convoque a nivel mundial, se trasladará esta propuesta a la Red Sindical Internacional de Solidaridad y Luchas y la Coordinadora Roja y Negra internacional a las que está adherida CGT.”

Sin embargo, por más que esa voluntad de llevar a cabo una huelga estatal e internacional estén ya adoptadas, hemos de ser conscientes de la extrema dificultad que representa para organizaciones sindicales federalistas y antiautoritarias como la CGT, decidir, articular y llevar a cabo en todo el ámbito del estado una huelga de estas características en el breve plazo de dos semanas, el 15 de mayo que, por otra parte, bien puede derivarse a la convocatoria de una Jornada de Lucha y Movilización, que culmine quince días de acción, promoción y activismo. Todo ello, en consonancia con algunas de las propuestas contenidas en el propio emplazamiento al sindicalismo internacional realizado por la Federación de Sindicatos de Palestina.

Pese a la imposibilidad cierta de lograr en tan breve plazo una masiva participación de la clase trabajadora en la huelga general, hemos de tener en cuenta para adoptar la decisión final, otros hechos.

En primer lugar, la evidencia histórica de que los más de los acontecimientos significativos en la historia de la lucha social, capaces de doblegar la arbitrariedad de los poderosos del momento, raramente acontecen en fechas previstas y calculadas de antemano, con la extraordinaria excepción, precisamente, del 1º de Mayo de 1886, día de la Huelga general por la jornada de ocho horas, anunciada con dos años de antelación.

En segundo lugar, que la dramática situación que sufre el pueblo palestino en Gaza y en la Cisjordania y Jerusalén ocupadas señalan la urgencia de detener la enloquecida vesania de las autoridades israelíes y los gobiernos de EE UU y de la Unión Europea.

En tercer lugar, la constatación de que, en estos momentos, ya sólo la movilización contundente de la clase trabajadora internacional, utilizando su principal arma de lucha y presión -la huelga y movilización frente al asociacionismo criminal del poder económico con el poder político- podrá evitar que Israel ejecute victoriosamente su ‘solución final’: el exterminio y expulsión genocida del pueblo palestino en Palestina.

Como señala la resolución de la CGT “ha llegado el momento de actuar contra el militarismo en Palestina y en todo el mundo: un militarismo que justifica la guerra fratricida entre pueblos y legitima la explotación capitalista apoyada por gobiernos y estados. La solidaridad internacional es fundamental en esta lucha por la justicia y la dignidad en Palestina y en todo el mundo.”

Así sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *