CONTROVERSIAS ENTRE AMIGOS

Cuestiones de suma (o poca) importancia

Antípodo y Odopitán son dos amigos anarcosindicalistas y campaneros. Cada lunes los encontramos en el local del sindicato pontevedrés enzarzados en fraternales discusiones.

Odopitán – Hola, Antípodo. Comparto tu preocupación de la semana pasada por la deficiente -en realidad, prácticamente nula- comunicación entre la “Asemblea Galega Xira pola Vida”, que tiene la responsabilidad de la invitación y organización del encuentro en Vigo con la delegación del EZLN, pues dicha Asemblea -sin lograr obtener cabal respuesta de los responsables zapatistas- hubo de decidir por cuenta propia que la concentración de bienvenida será el domingo, a partir de las 12:00h, en el recinto portuario de Vigo, entre la Estación Marítima de trasatlánticos y la Praza da Estrela.

Antípodo – Esperemos que, pese a esa incomunicación, todo acabe del mejor modo posible. Sin embargo, el cariz que, a mi juicio, está tomando este asunto no augura nada bueno.

Odopitán – ¿A qué te refieres?

Antípodo – En concreto a dos textos que vienen difundiéndose en las redes sociales, ambos fechados en junio 2021. El primero, un texto firmado por el sup zapatista Galeano, titulado “Hasta pronto Portugal, ahí vamos Galicia”. Y el segundo, una “Carta de bienvenida de la Asemblea Galega da Xira pola Vida”.

Odopitán – Desconozco ambos textos.

Antípodo – Tienes suerte.

Odopitán – ¡Me estás preocupando!

Antípodo – Lo sé muy bien. No en vano ambos venimos compartiendo desde hace más de veinte años una profunda admiración por la lucha desigual de las comunidades zapatistas de México contra sus poderosos enemigos.

Odopitán – No solo admiración, sino también solidaridad activa. Nuestra ilusión por acoger en nuestra tierra la primera delegación zapatista nos llevó a participar en la invitación a que iniciasen su andadura europea desde algún puerto de Galicia, ofrecimos nuestras casas en garantía de acogida, promovimos actos de difusión del acontecimiento y contribuimos a la constitución de la Asemblea Galega da Xira pola Vida. Así que dime de una vez, qué sucede.

Antípodo – Por decirlo suavemente, ambos documentos no están a la altura que cabría esperar. Tanto el uno como el otro son, a mi juicio, pueriles y frívolos hasta un grado exasperante, que anulan todo entusiasmo e interés, al menos por mi parte, de participar en este asunto.

Odopitán – No le des más vueltas y explícate.

Antípodo – La carta de bienvenida empieza: “Queridas, queridos, queridoas compañeros, compañeras, compañeroas de todas las delegaciones europeas, del estado español y da terra galega” … la [AGdXpVida], “les saluda, les abraza y les da la bienvenida desde estas montañas del noroeste de la península, a este territorio lleno de vida, memoria, cultura, naturaleza, buena comida y resistencias diversas, dignas y potentes” …

Odopitán – Lo más bonito es la referencia a Galicia como tierra de “buena comida”, que debe ser por el marisco y la carne con denominación de origen certificada por la Xunta. Por otro lado, yo creía que la bienvenida a los zapatistas la íbamos a hacer al nivel del mar, lejos de Peña Trevinca …

Antípodo – El texto sigue: “estamos emocionadas, honradas y agradecidas con la pronto llegada del Escuadrón 421 a las costas de Galiza” …

Odopitán – Alto, alto. Por lo que parece los autores de la Carta consideran que en Galicia no hay compañeros ni ‘compañeroas’, a los que en el encabezamiento se hacía referencia, y sólo hay mujeres emocionadas …

Antípodo – Y siguen diciendo: “por lo que queremos que todas, cuantas más mejor, podamos estar juntas para ese abrazo de alegría por su llegada” … “Deseamos que Europa Despierte y se convierta en una Europa de colores, amores y abrazos y compartición de vida y conocimiento” … “estamos alegres y nerviosas de este honor de recibirles” … “Agradecemos su latir” …

Odopitán – ¿Eso es todo? ¿Ya no queremos una Europa libre de explotación laboral y desigualdad, de muertes innumerables en la frontera sur y oriental, de exclusión social y mísera pobreza de doce millones de personas, de Leyes de Extranjería infamantes, de cinismo militarista en la OTAN?

Antípodo – Pues no.

Odopitán – Pero hiciste referencia a un segundo documento, firmado por el supGaleano.

Antípodo – No es menos insustancial ni produce menor tristeza que el anterior.

Odopitán – No sigas. No quiero saber más. Como te decía acudiré, si o sí, este domingo al encuentro con un movimiento social tenaz y revolucionario en su lucha local por la libertad, autonomía y dignidad de las comunidades indígenas y en su lucha continental e internacional contra el neoliberalismo y la dictadura planetaria del capitalismo. Aunque tenga que hacerme el sordo y el ignorante de todo eso que me cuentas.

Antípodo – Ahora mismo no sé que responderte. ¡Hasta la próxima semana, si no nos vemos antes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *