VII Época - 23

POR LA UNIDAD CONFEDERAL

Contra las actitudes cainitas y las desfederaciones anti-estaturarias

En su editorial de la semana pasada, La Campana, señalaba que “el único modo de intentar restañar la ruptura provocada” en CGT por la decisión de una mayoría exigua del Comité confederal (31 votos contra 25) de ‘desfederar’ al Sindicato de Transportes y Comunicaciones (TyC) de Madrid y “evitar en la medida de lo posible la sangría que se avecina, será la convocatoria en muy breve plazo de un Congreso extraordinario de la CGT”.

Compartimos absolutamente el criterio de La Campana, por más que seamos plenamente conscientes de las dificultades que habremos de afrontar antes de lograr no ya la realización del Congreso -¡y ganarlo, con la verdad y el rigor anarcosindicalista por delante!- si no a su convocatoria en breve plazo. La experiencia sufrida con la convocatoria de la Plenaria extraordinaria por un tercio de los miembros del Comité confederal, nos avisa de lo que son capaces el SP con el Secretario general al frente, Miguel Fadrique, y sus cómplices.

La CGT se enfrenta ahora mismo a dos hechos distintos, pero tan estrechamente entrelazos que resolver uno implica necesariamente solucionar el otro, y atajar ambos simultáneamente. Por un lado, la cuestión de la ‘desfederación’ de TyC Madrid. Por el otro, la deriva autoritaria con la que se pretende cambiar la naturaleza, filosofía, funcionamiento y acción práctica propias de una organización anarcosindicalista y transformarla en su contrario, en una organización autoritaria, centralista, dependiente, en la que prime la prevalencia autoritaria del Secretario general y el SP sobre el Comité confederal.

Respecto del primer punto, ‘la desfederación’, hemos de someterla desde hoy mismo a cuestión no reconociéndola e impugnándola de inmediato y de modo incansable, con el convencimiento de que este Secretario general y este SP ya no nos representan, ni siquiera simbólicamente. Que se queden con la fuerza momentánea que les da la ley del estado, pero que les niegan los estatutos de la CGT y la voluntad libertaria de los sindicatos.

El propio sindicato de TyC de Madrid y la Federación estatal sectorial de Transportes y Comunicaciones (FETyC) de la CGT, ya han comenzado ese camino esperanzador, con el que, a nuestro juicio, debemos comprometernos el mayor número de sindicatos y federaciones posible.

En este sentido, el comité del sindicato de TyC-Madrid, ya envió una circular a toda su afiliación y secciones sindicales, llamándoles a seguir funcionando con normalidad en el seno del sindicato ‘desfederado’. Para ello, se trasladó a una nueva sede, mantiene los medios sindicales y asesoría jurídica a disposición de los afiliados y no renuncia a ninguna representación que haya sido obtenida en las elecciones sindicales o en la acción sindical. Al mismo tiempo, reconoce en su escrito la afinidad anarcosindicalista con otros sindicatos y Federaciones sectoriales estatales de la CGT, entre ellas y, en primer lugar, la FETyC – CGT, pero también las Confederaciones territoriales que se han manifestado (los 25 votos) contra la conjura infame.

En lo que respecta a la FETyC – CGT, la federación dirigió el 24 de enero “a todos los sindicatos de transportes y comunicaciones de la CGT, así́ como a los de OOVV y Sindicatos Únicos que puedan tener afiliación de dicho ramo a un pleno que tendrá́ lugar el día 15 de febrero a las 11:00 en la calle Cabo Cañaveral 74 Bajo, con el siguiente orden del día: 1. Valoración y medidas a adoptar en relación a la desfederación del Sindicato de TyC de Madrid”.

Sobre esta senda insumisa hemos de caminar juntos todos aquellos militantes y entes confederales que no estamos dispuestos a que la organización se rompa ni a aquietarnos ante el asalto y destrucción de la CGT organizado por el Secretario general y sus conchabados, prevaliéndose de los cargos que le han sido confiados.

En primer lugar, manteniéndonos estrechamente unidos en la CGT, sin declinar la responsabilidad orgánica que cada ente viene ejerciendo y le es reconocida. Haciendo valer que nuestro objetivo es la unidad confederal, frente a quienes impulsan de modo cainita su ruptura, colocándonos a las puertas de una escisión que combatiremos con todas nuestras fuerzas.

En segundo lugar, declarándonos abiertamente solidarios y unidos en la acción sindical y social con los compañeros de TyC – Madrid.

En tercer lugar, disponiéndonos a exigir la convocatoria del Congreso extraordinario y/o, en su caso, convocarlo por sí mismos en cuanto se logre un tercio de los votos del total de la CGT, de modo que sean los sindicatos, unidos en el pacto federal, cada uno con su voz y representación directa, quienes resuelvan el suicida conflicto planteado y reiteren que somos una Confederación de sindicatos que, conforme a los estatutos y acuerdos congresuales que a sí misma se ha dado, se rige por principios de democracia directa, con funcionamiento de abajo arriba, sin jefes ni burocracias.

Tanto una acción -la declaración de solidaridad y afinidad- como la otra -avanzar hacia la convocatoria del Congreso extraordinario- exigen realizar desde hoy una decidida y abierta campaña. Una campaña que recorra toda la CGT por la impugnación de la ‘desfederación’, describiéndola como lo que fue: una artera maniobra, plena de irregularidades y atropellos estatutarios, emprendida por el SP de la territorial de MCLMEx en connivencia con el SP confederal. Una campaña, comprometida con la unidad confederal y orientada a evitar la escisión y fractura que han impulsado las actuaciones de las burocracias de MCLMEx y del SP. Una campaña que ha de iniciarse hablando con los sindicatos uno por uno, con las Federaciones locales y sectoriales, en cuanto local o sede acoja a militantes y afiliados de la CGT, convenciendo y no imponiendo, debatiendo y argumentando, desmontando falacias y burdas maniobras de bandería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *