VII Época - 19

Editorial

Te han sitiado corazón
y esperan tu renuncia.
Los únicos vencidos, corazón,
son los que no luchan.
No te entregues, corazón libre.
No te entregues.

Rafael Amor

El próximo 18 de enero tendrá lugar la reunión plenaria del Comité Confederal de la CGT, en la que, por fin, podrá debatirse la propuesta de la Confederación Territorial de Madrid-Castilla La Mancha-Extremadura (MCLMEx), incluida en el Orden del Día, de “desfederación del Sindicato de Transportes y Comunicaciones (TyC) de Madrid”, con miles de afiliados.

Durante más de un año, el Secretario general de la CGT, Miguel Fadrique, vulnerando los estatutos confederales y la razón del cargo que ostenta, desplegó un absoluto desprecio al Comité confederal y a sí mismo, aún a costa de provocar en la CGT un enfrentamiento suicida en el que ‘todo valía’ para bloquear el pronunciamiento del Comité Confederal sobre la muy grave agresión que viene llevando a cabo, reiterada y conscientemente, el Secretariado Permanente (SP) de MCLMExc contra el sindicato de TyC madrileño.

En cualquier caso, por más que tardía, nada habría que objetar a la inclusión de este punto en el Orden del Día del 18 de enero de modo que el Comité confederal proceda a dictaminar sobre este lamentable asunto aplicando los estatutos confederales, tal y como se hizo en anteriores ocasiones. Sin embargo, en este caso, hay en amplios sectores de la Confederación un temor cierto que no se puede obviar. Pues no es asunto de menor importancia la alarma que provocan, por un lado, el alineamiento banderil instalado en la CGT, incluso en el propio Comité confederal, y, por el otro, los graves incidentes que vienen produciéndose en toda la geografía confederal por este motivo a lo largo de 2023 y hasta hoy.

Episodios que, tal como viene argumentando La Campana desde el 21 de agosto (nº 1 de la VII Época), vienen quebrando la columna vertebral de la CGT, prefigurando una nueva organización, retórica y mentirosamente libertaria, pero fuertemente autoritaria en su actividad orgánica diaria. Para ilustrar esta afirmación, baste con reseñar el triste ejemplo protagionizado el pasado 26 de diciembre por un miembro del SP de MCLMEx cuando logró impedir de un modo faccioso que compañeros/as del sindicato de TyC pudiesen acceder a la sede de su sindicato, con la ‘excusa’ de estar ‘expulsadas’ de la CGT, antes incluso de que se hubiese pronunciado el Comité confederal, único ente que puede acordar la desfederación de un sindicato, en todo caso cautelar hasta el próximo Congreso.

Así pues, la Plenaria del Comité confederal de la CGT del 18 de enero tendrá que decidir sobre la confianza y pertinencia orgánica de hechos y resoluciones adoptadas por ‘cargos’ confederales que, de ser ciertos, supondrían el dramático final de la organización anarcosindicalista en la que estamos, que queremos y que defendemos.

La decisión que se adopte habrá de basarse en la razón, veracidad y cumplimiento estatutario de los argumentos aportados por los distintos miembros del Comité confederal, pues de otro modo, no se podrá resolver, sino que se agravará, la grave fractura actual de la organización. Tampoco se hará justicia verdadera y solidaria entre nosotros, si es que el dictamen de la Plenaria se basa, única y exclusivamente, en la Ley del Número, el banderío partidista y/o con procedimientos propios de las organizaciones democrático-representativas, siempre autoritarias y jerarquizadas, que en CGT esencialmente rechazamos.

Con todo, de ningún modo podrán obviarse en el dictamen los hechos ya sucedidos y la naturaleza de las resoluciones provocadoras del conflicto en Madrid.

En concreto, no podrá ignorarse que el 23 de diciembre de 2022, el SP de MCLMEx fue quien adoptó la decisión de ‘inhabilitar’ a miembros del SP del sindicato de TyC, responsabilizándolos de las decisiones adoptadas en una asamblea de su sindicato. Acto que inició y fundamenta la inaceptable lucha cainita que ansiamos superar el día 18.

Tampoco se podrá ignorar que fue el Comité confederal (Zaragoza, 17 de enero de 2023) quien señaló “que un SP no puede inhabilitar a otro SP”, pero que, acto seguido, el propio Secretario general de la CGT, lejos de hacer valer ese dictamen, tratase de ignorarlo, recurriendo a todo tipo de atropellos burocráticos. Del mismo modo, tampoco podrá soslayarse, que el SP de MCLMEx, auto instituyéndose como autoridad competente, ¡en CGT!, contando con la complicidad del SG de la CGT, impidiese la participación en todas las Plenaria al Sindicato de TyC de Madrid, dejándolo sin voz y sin voto, incluso para defenderse de aquello que se le reprochaba. Y así, sucesivamente … hasta llegar al extremo de que el SG de la CGT pudiese negarse hasta hoy -acatándolo, pese al desprecio que ello suponía, una parte no menor de los miembros del Comité confederal- a incluir en el Orden del Día y debatir en Plenaria esta grave cuestión, por más que se lo reclamase y promoviese más de un tercio de los miembros del Comité confederal de la CGT.

Que la razón, el entendimiento, la dignidad, la solidaridad que nos debemos, el sentido federal, el afán de la libertad y el desprecio a todo dogmatismo, autoritarismo o burocracia usurpadora, rijan nuestra organización y sepa el Comité confederal evitar el desastre suicida que nos amenaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *