VII Época - 27

Editorial

Te han sitiado corazón
y esperan tu renuncia.
Los únicos vencidos, corazón,
son los que no luchan.
No te entregues, corazón libre.
No te entregues.

Rafael Amor

Hace apenas un mes, el editorial de La Campana (VII Época, nº 23 del 29.01.2024) señalaba que ante la magnitud de la crueldad que hoy escenifica Israel ante un mundo que la tolera y ante el apoyo ofrecido por las democracias occidentales -entre ellas, los gobiernos de la Unión Europea y el estado español- al genocidio del pueblo palestino, ya no bastaba con manifestar nuestra solidaridad con el pueblo palestino y clamar contra su sufrimiento. “Era también necesario y urgente usar todos los medios e instrumentos de que disponga la sociedad civil y el movimiento social para, en la medida de lo posible, articular organizativamente la solidaridad internacional”

Conforme este planteamiento, el Comité local del Sindicato Único de Trabajadores “Solidaridad Obrera” (SUTSO) de Pontevedra-CGT, decidió la convocatoria para el 14 de marzo de una huelga de 24h y manifestación en solidaridad con el pueblo palestino.

En cumplimiento de este acuerdo, CGT Pontevedra realiza hoy un llamamiento a las trabajadores y empleados del Estado en el ámbito del concello de Pontevedra, a realizar la huelga de 24h y asistir a la posterior manifestación (20:00h, desde la Plaza del Hospital en Loureiro Crespo), que finalizará ante la subdelegación del gobierno. Con el objetivo de parar el genocidio, los crímenes de guerra y lesa humanidad que ejecuta Israel, con la complicidad activa y financiación de su actividad criminal por parte del gobierno de la Unión Europea y el estado español.

El ámbito de la huelga está limitado al territorio del concello de Pontevedra, estando convocadas las plantillas de los centros de la administración central del Estado, Xunta de Galicia, Diputación, Concello, centros educativos de Enseñanza Secundaria y Formación Profesional, centros universitarios y oficinas y centros de SE Correos.

Con esta huelga, se exige al Estado y a sus administraciones y entidades públicas en las que ejercemos nuestro trabajo para que, en nuestro nombre y el de la sociedad pontevedresa, declaren y lleven a efecto la ruptura inmediata con Israel en todos los ámbitos: diplomáticos, políticos, económicos o comerciales y procedan a sancionar y embargar a todas las empresas, públicas o privadas, que mantengan y amparen el comercio de armas con Israel o colaboren en la colonización ilegal de tierras palestinas, particularmente en las zonas ocupadas militarmente.

No debemos, ni podemos, ni aceptamos … y mucho menos, resignarnos sin enfrentamiento a la visión del horror desplegado por Israel y sus amigos, que no tiene otro motivo real que “condenar en lo inmediato a la hambruna y a muerte a dos millones y medio de personas indefensas en Gaza y, en lo mediato, borrar del mapa a más de seis millones de refugiados palestinos, condenándolos a no ser nadie en cualquier parte, sin hogar, ni tierras, ni esperanza alguna, muertos en vida, sin el derecho al retorno reconocido en la Carta magna de la ONU, ya convertida en papel de deshecho.”

En esta misma semana, en la mañana del jueves, 29 de febrero, se ha vuelto a poner de manifiesto -como ocurre cada día desde hace meses- que no estamos ante una guerra, sino ante una carnicería impune de dimensiones colosales, sobre una población a la que se deja sin agua, luz, medicinas o alimentos, al tiempo que se la bombardea y entierra en vida bajo los escombros de sus viviendas. El ejército de Israel disparó contra una multitud indefensa que sufre la hambruna del asedio y que trataba de recoger comida de un convoy de camiones de la UNRWA, que había logrado llegar hasta la calle Rachid, que transcurre en paralelo a la playa, en la zona meridional de Ciudad de Gaza.

La atroz matanza, valiéndose de tanques, artillería pesada y ametralladoras se salda, según los primeros recuentos, con al menos 112 muertos y más de 700 heridos, muchos de ellos en estado crítico y, todos ellos, sin posibilidad de ser atendidos, pues los hospitales han sido destruidos deliberadamente por Israel, asesinados muchos de sus médicos y sanitarios y sin medicamentos que puedan paliar el sufrimiento y sobrevivir a las heridas recibidas. En este mismo día, la cifra ‘oficial’ de muertos en la Franja de Gaza ha superado ya los 30.000 y los heridos los 70.000, sin contar los miles de desaparecidos, los más de ellos bajo los escombros de los edificios.

La lucha ha de continuar hasta lograr el fin de este horror y los verdugos sean llevados al juicio de la humanidad, al menos de aquella que no haya perdido todavía el sentido de la justicia, la dignidad propia y la solidaridad entre los seres humanos. NO CEJAREMOS, HASTA LOGRARLO. Solidaridad con Palestina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *