VII Época - 21

LA “UTOPÍA” ANARQUISTA

Certámenes Socialistas (no autoritarios), 1885 – 1889

Fueron muchos los anarquistas que afirmaban sentir gran disgusto cuando alguien aplicaba a la filosofía e ideal anarquistas el término de Utopía. Entre ellos Kropotkin, que argumentaba: «Es evidente que nunca ha existido hasta ahora una sociedad que pusiese en práctica los principios de la anarquía [ … ] Podemos decir, pues, que la anarquía es un cierto ideal de sociedad que difiere esencialmente de lo que hasta ahora preconizaron la mayoría de los filósofos [ … ] Sin embargo, sería falso decir que ese ideal de sociedad es una utopía, porque en el lenguaje corriente se asocia con la palabra “utopía” la idea de algo que no puede ser realizado [ … ] Sería falso aplicar la palabra “utopía” a previsiones apoyadas, como las de la anarquía, sobre el estudio de las tendencias que ya se manifiestan en la evolución de la sociedad. En este caso salimos de la previsión utopista para entrar en el dominio de la ciencia [… en la que] nos basamos para considerar a la anarquía como un ideal posible, realizable».

Con estas u otras palabras, sea basándose en la ciencia natural y en la sociología como Kropotkin, sea en la experiencia vital cotidiana o en la tensión de la voluntad revolucionaria, los más de los anarquistas expresaron el mismo rechazo a ser considerados utópicos, e intentaron con toda su energía que la organización social sin amo ni explotación (la “Anarquía”) se materializase geográfica e históricamente.

No se trataba para ellos de fe teológica en un mundo mejor, sino de un movimiento social, atento al devenir de las sociedades, de la historia y la condición de los seres humanos, todos ellos inmersos en una u otra forma de organización del trabajo y la sociedad.

Tal debió ser el sentir de los convocantes de los dos Certámenes Socialistas españoles, celebrados respectivamente en 1885 y 1889. El primero de ellos, fue convocado por el Centro de Amigos de Reus el 8 de agosto de 1884, “como contestación … a otro concurso local organizado anteriormente por los socialistas autoritarios”.

Los temas propuestas para el concurso dan una clara idea de lo que preocupaba a los anarquistas de Reus: temas filosóficos y sociales, con especial dedicación a las nuevas formas de organización “no-capitalistas” del trabajo. Así el cuarto tema propuesto se titulaba “Memoria o pequeño escrito que concrete y defina claramente las palabras Ateísmo, Anarquía y Colectivismo como base de emancipación del cuarto estado”; el séptimo “Diferencias entre Comunismo y Colectivismo”; el catorce, “Estudio teórico-práctico del Colectivismo”, etc., etc.

El domingo 12 de julio de 1885, se celebró solemnemente el acto de reconocimiento de los premiados. Habían llegado decenas de trabajos procedentes de todo el mundo. “A las 9 de la mañana, las distintas Comisiones y representantes de las Sociedades y de la prensa obrera se dirigían desde el Centro de Amigos al Teatro Principal de Reus, acompañando a la festiva manifestación los sones de la música, los estandartes, banderas con leyendas como las de “Paso al Progreso”, “Instruiros y seréis libres”, etc.”. El jurado [integrado por tres redactores de los periódicos obreros (de influencia anarquista) Federación Igualadina, Desheredados y La Tramontana, y dos representantes del Centro de Amigos de Reus] otorgó uno de los más importantes premios a una narración utópica: ¡Pensativo! de Juan Serrano y Oteiza, un obrero autodidacta, abaniquero de profesión, que desde 1869 militaba en el anarquismo madrileño, como uno de los primeros miembros de la Internacional obrera.

Pero ¡Pensativo!, la “primera utopía obrera” escrita por un anarquista, expresa con claridad que el autor se refiere a una organización social que no está todavía en ninguna parte (Utopía), pero que pronto se establecerá en alguna parte, basada en la autonomía, el pacto, la federación y la propiedad colectiva. Por si hubiera alguna duda, Serrano localiza su utopía -el sistema económico-social propugnado por el revolucionario protagonista de la obra: Luis Sandoval- en un valle del norte español, cerca de Santander, y asegura que puede estar ocurriendo en el momento actual, con referencia a hechos y acontecimientos del reinado de Isabel II.

 

  1. Genofonte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *